Recuerde el alma dormida

Peter Lindbergh (*1944), Pirelli, 1996.


Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte
contemplando
cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando,
cuán presto se va el placer,
cómo, después de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parecer,
cualquiera tiempo pasado
fue mejor.
Pues si vemos lo presente
cómo en un punto se es ido
y acabado,
si juzgamos sabiamente,
daremos lo no venido
por pasado.
No se engañe nadie, no,
pensando que ha de durar
lo que espera,
más que duró lo que vio
porque todo ha de pasar
por tal manera.
Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar,
que es el morir;
allí van los señoríos
derechos a se acabar
y consumir;
allí los ríos caudales,
allí los otros medianos
y más chicos,
y llegados, son iguales
los que viven por sus manos
y los ricos.
Jorge Manrique(1440-1479), Coplas por la muerte de su padre, c. 1476, vv. 1-36.

Anuncis

Dubtar

Cindy Crawford fotografiada per Herb Ritts per a Pirelli Calender (1994).


«Aprenguí a dubtar. Dubtar és pensar. Vaig esdevenir un escèptic […]. El primer a pagar els plats trencats fou Déu Totpoderós. El vaig despatxar ipso facto, sense miraments. La indemnització ix cara: el buit, l’angoixa vital… Fou com saltar d’un tren nocturn en marxa —un tren comodíssim, amb calefacció, companyia i música de fons— i continuar el trajecte a peu.»
Manuel Baixauli, L’home manuscrit (2007). Barcelona, Proa, p. 43.



La vida dels mortals

Karl Lagerfeld, Àrtemis (Daria Werbowy), Calendari Pirelli 2011.


Deianira
És una dita que entre els homes ve d’antic,
que, de la vida dels mortals, no saps, fins que un
ha mort, si l’ha tinguda bona o mísera.
Sòfocles (Σοφοκλς) (497/6-406/405 aC), Les dones de Traquis (Τραχίνιαι), vv. 1-3. Traducció catalana de Carles Riba. Barcelona, Curial, 1990.
Δηιάνειρα
λόγος μέν στ ρχαος νθρώπων φανείς,
ς οκ ν αἰῶν κμάθοις βροτν, πρν ν
θάν τις, οτ ε χρηστς οτ ε τ κακός: